Vivimos una vida súper rápida. Parecemos pilotos de Fórmula 1. Durante mucho tiempo yo también conduje un “Fast Life Car” que me impidió alcanzar muchos de mis objetivos personales y profesionales, porque ir tan rápido es casi siempre la peor estrategia para alcanzar el éxito,...